La segunda transición: Alejandro Foxley

La segunda transición: Alejandro Foxley

Comentario analítico : Eduardo Aninat U , ex ministro Hacienda .

 

I Obra Señera y Aleccionadora.

Parto por afirmar mi admiración de A.Foxley por la obra , gestión , y el libro-

resumen de la misma . Sería largo enumerar secciones donde su pensamiento actual refleja la coherencia de vida que el personaje tuvo durante su vida pública.

II Coincidencias.

Primero : su invitación a convivir mejor y a lograrlo a través del diálogo . La invitación a proyectos comunes , a la conversación y acción dirigida al largo plazo , obviando las actitudes que separan o polarizan . Como uno de los fundadores de la coalición política Concertacion , Foxley estuvo dispuesto a fomentar y privilegiar la política del dialogo intenso, la apertura y los acuerdos . Tuvo – como el reconoce – el apoyo permanente de tres adalides del cambio en democracia: el presidente Aylwin , el inspirador Boeninger y el estratega Correa .

La otra tesis central del libro es que estamos en una segunda transición , según él ya iniciada . La que se basa en los cambios y acuerdos requeridos para dar el Salto al Desarrollo. Desde una incomoda posición de ¨¨trampa de los ingresos medios ¨¨. Nos dice Foxley que en Chile – caso reconocido internacionalmente como exitoso – falta. Y mucho decimos aquí.

Críticas.

a.- El Contexto Histórico : Percepción de Actores Ciudadanos .

Como el mismo reconoce en 1990 – 1993 , se da un período especial y conveniente para la evolución del País en base a estrategias de cooperación .

Patricio Aylwin encabeza el arcoíris ; derrota al candidato tecnócrata pro -continuidad . Se produce el destape de lo que fue ocultado durante la dictadura de Pinochet . Todo , bajo constatación de un modelo de desarrollo que hacía agua con altos niveles de pobreza y desigualdad .

Estaban todos los ingredientes para labrar una convergencia pacífica , para reconstrucción democrática , para que grandes mayorías fuesen en pos de una estrategia cooperativa , de cambio gradual . La de no aventurarse por el camino del conflicto abierto , divergencia exacerbada ,de rigidez.
Entonces Aylwin y sus hombres , fueron los visionarios que calzaban justo en la época , con un espíritu ciudadano que aspiraba a paz social.

La crítica al libro es :

después de las distancias y polarizaciones , del mucho nuevo lenguaje conflictivo y populista exacerbado , que hemos vivido estos cinco anos en Chile , que han atizado a partidos , parlamentarios , actores sociales , buscando un modelo del ¨legado heroico´ creo que no está el horno para bollos . ¿ Estamos de verdad – en inicio de la Segunda Transición ? Me parece que eso hay que analizarlo mucho más a fondo.
En mi opinión, el contexto social y el lenguaje de los actores que pululan en la Polis de 2017 , se aleja por considerable margen del contexto cooperativo de 1990 .No se puede sin más , extrapolar la historia del relato que ofrece Foxley, para el período de los anos noventas , hacia contextos distintos. En particular, lo que ocurre en esta presente década : más de veinticinco anos después del período Aylwin.

b.- Sobre Trampas y Rigideces : algo más .

Existe un factor nuevo en la realidad de todas nuestras naciones , casi completamente exógeno a las mismas .

Creo que aunque Foxley lo menciona por aquí y por allá sin darle debido énfasis , está un nuevo mundo científico-tecnológico como realidad invasora que está cambiando el hábitat día a día. Incluyendo el rol crucial que alcanza hoy el know how tecnológico.

Basta ver cómo ha cambiado de manera maciza la conectividad país , para entender que hay nueva fuerza que altera muchísimo la forma de comunicarnos .

Hoy nos vemos abocados , producto del múltiplo   ¨¨internet por globalización ¨¨a una manera diferente de hacer comunicación . Por ende, también de hacer política.
Ello implica pronunciarnos sobre la nueva dinámica de los tiempos , y de alcances de los acuerdos .

c.- Instituciones y Valores Humanos.

Los lectores de esta obra , hemos reforzado nuestras convicciones – las ex ante a lectura – a favor del valor que el diálogo , la prudencia política , la apertura.,

Me parece que al enfoque dialogante y cooperativo –el autor agrega, el de gradualidad.

Las instituciones de una Sociedad se fortalecen por vía de la Cooperación .

Sin embargo , por amplio espectro ,subsisten límites humanos a la cooperación y al diálogo ad infinitum .

No basta con ser dialogante para temas valóricos centrales ; como son por ejemplo las delicadas cuestiones del aborto libre ; la hipoteca a la libertad de enseñanza ; el silencio ante represión a derechos humanos ( Venezuela , Cuba ). Allí hay que anteponer ideas y principios con toda la fuerza del caso . Luchar por cambiar posiciones sectarias , polarizantes.

Estamos de acuerdo . Hay que privilegiar tanto diálogo y colaboración como fuese viable , pero habrá que poner también límites .Para que la dignidad de toda persona se ponga por encima – e intransable– frente a postulados extremos , sectarios y pasionales .

EDUARDO ANINAT URETA                                            noviembre 16 ,2017

 

Ex ministro de Estado

Profesor Universitario

 

Nota : Este comentario crítico también se publica en otros medios hoy .

Deja un comentario