Mariana Aylwin: “La DC no debe participar por ningún motivo en una primaria interna de la Nueva Mayoría”

Mariana Aylwin: “La DC no debe participar por ningún motivo en una primaria interna de la Nueva Mayoría”

Ex secretaria de Estado plantea que el partido debe recuperar su identidad, corregir el rumbo y apuesta a competir con un candidato presidencial propio en 2017.

Mariana Aylwin comentó a fines de septiembre que en ocasiones prendía la televisión y veía a la senadora Isabel Allende hablando en la calle, entumida, a las 7:30 de la mañana.

Se trataba de una manera de representar las dudas que a ratos le surgían sobre su futuro político, luego que la encuesta del Centro de Estudios Públicos la ubicara entre los diez personajes públicos mejor evaluados del país.

“Tengo un conflicto interno entre mis deseos de influir y mis deseos en esta etapa de mantener la vida que tengo, que me gusta. Pero tengo una vocación pública más fuerte, heredada probablemente. Es algo que viví muy de cerca en mi familia. Mi abuela decía: para mis hijos no es la plata, es el servicio público. Y la vocación pública no es puro altruismo. Es ganas de influir, es ganas de tener poder para influir, y eso es algo que yo tengo. A mí me entusiasma un proyecto colectivo. En esto sola no me metería ni a palos”, afirma a El Mercurio.

Desde su oficina, en calle Miraflores, la ex ministra continúa exponiendo cuál es hoy su punto de partida en la política: “La DC no puede seguir siendo un arquero que ataja goles y a veces autogoles o ser el partido de los matices. La DC debe tener una identidad clara y jugarse por esa identidad”.

—Usted habla de corregir el rumbo, pero el PC y la izquierda presionan por profundizar las reformas de la actual administración.

—Hemos convivido en la Nueva Mayoría con diferencias muy significativas y con una influencia mucho mayor de los partidos que están más a la izquierda, tanto el PC, e incluso partidos que no están, como RD. Entonces, hay muchos DC que creemos que esa división hace imposible hoy día una proyección de la Nueva Mayoría. Tenemos diferencias muy significativas en muchos aspectos. Por ejemplo, en cómo entendemos la democracia, en cómo valorizamos el crecimiento. Aquí ha predominado una ideología igualitarista, que pone mucho más acento en la distribución de los recursos que en el crecimiento y el desarrollo del país. Otro ejemplo: cómo entendemos el laicismo. Comparto que el Estado y la Iglesia están separados desde hace muchos años, pero no es lo mismo ser laico que antirreligioso o anticlerical, y uno ve una tendencia en ese sentido, del PC fundamentalmente.

—¿Romper con la Nueva Mayoría?

—Dentro de la DC, y pensando en la alianza que armemos hacia adelante, me parece incompatible mantener una alianza que profundice el rumbo a la Nueva Mayoría. Lo que el país requiere es un cambio de rumbo. Puede ser con una alianza de centroizquierda, pero equilibrada y nueva. No basta un cambio de nombre, es un rumbo distinto, de una alianza en la cual el centro esté presente con identidad y definiciones claras. Por muchos motivos no creo en la Nueva Mayoría 2.0. No creo por su división profunda, no creo tampoco que la Nueva Mayoría, tal como está, vaya a ganar un segundo gobierno y, por último, no creo que sea bueno para el país. No bastan los liderazgos, hay que construir un proyecto común distinto y eso no se ve hoy; por lo que pienso que la Nueva Mayoría no es viable hacia el futuro, como continuidad de este gobierno.

—¿Considera perjudicial proyectar una alianza con el PC?

—La alianza DC-PC ha demostrado ser perjudicial para la DC y ha llevado a una hegemonía mucho mayor de la izquierda sobre el centro en esta coalición; a diferencia de lo que pasó durante los gobiernos de la Concertación.

—¿Hacia dónde debe ir el partido?

—La DC tiene que tomar definiciones internas, incluso previas a lo programático. ¿Queremos para el futuro del país mantener una política de derechos garantizados universales para todos o vamos a focalizar los recursos donde más se necesitan? Ahí, el ejemplo más evidente es gratuidad universal en la educación superior versus niños del Sename

—Próximamente la DC elegirá directiva. ¿Está disponible para competir por la presidencia del partido?

—Hay personas que me lo han planteado. La verdad, no es mi proyecto personal. Participo de un proyecto colectivo, y desde ahí queremos ir dando pasos. Nos parece que el primero son las definiciones al interior de la DC, que no solo tiene que ver con llevar candidato o no llevar candidato, sino qué le vamos a ofrecer al país; no solo tiene que ver con lo programático, sino qué rumbo queremos establecer, proponer. Nos hemos reunido muchas veces, he estado en distintas comunas y veo que hay un ambiente de decir no queremos una DC que siga siendo intrascendente, queremos un partido que influya, Y, en esa línea, me voy a jugar en este proyecto colectivo y voy a asumir el rol que en el momento adecuado determinemos. No descarto ser candidata a presidenta del partido.

—¿Ya tomó la decisión?

—No es una decisión personal y no es una decisión que ya esté tomada, estamos construyendo una propuesta más general para presentar dentro de la DC, pero vamos a participar en las elecciones del 7 de diciembre, que son territoriales, y queremos participar en la elección de presidente del partido. Queremos que estas elecciones sean de definiciones políticas. Es un buen debate que la DC tiene que hacer.

—¿Usted representa a un grupo que reúne a ex ministros y subsecretarios, al que se les ha denominado “Progresistas con progreso”, a raíz de un documento que elaboraron en 2015?

—Escribimos un documento, en el que se decía que hemos tenido el gobierno supuestamente más progresista, y resulta que tenemos al país más estancado en su progreso, sin perjuicio de que se han hecho cosas que son importantes, como las leyes políticas, el fin del binominal. Pero es un país que en lo económico-social está estancado. Hay muchos DC que se sienten identificados cuando se dice que queremos una definición, clarificar lo que pensamos. Quiero decir que no es un grupo solo superestructural. He ido a comunas y la gente me dice: “Qué bueno lo que están haciendo; sigan por esa línea, yo estoy con ustedes”. “La DC no debe participar en una primaria”

—¿La DC debe competir con un candidato propio en la presidencial?

—La DC no debe participar por ningún motivo en una primaria interna de la Nueva Mayoría.

—¿Por qué?

—Porque la Nueva Mayoría no debe ser el proyecto futuro nuestro. Y porque, además, es un barco estibado hacia la izquierda. Ahora, creo que hay que ir paso a paso. Primero, veamos si estamos de acuerdo dentro de la DC en eso y, si estamos de acuerdo, evaluemos si llevamos candidato con un programa propio y buscamos ampliar el centro. No descarto una alianza de centroizquierda post primera vuelta, es algo viable.

—¿Cómo la CDU alemana, con Angela Merkel?

—Angela Merkel se ha puesto de acuerdo con los socialdemócratas y han hecho gobiernos conjuntos. Lo que sí creo es que la DC debe tener claridad de lo que quiere para proponerle al país o a una alianza nueva hacia el futuro. Ahora, me parece que no es descartable tampoco la opción de Ricardo Lagos, pero con una claridad respecto de cuál va a ser el rol de la DC en un eventual gobierno de él. Personalmente, veo que el escenario es muy líquido, y desgraciadamente, como decía mi padre, el mercado es cruel. Entonces, la gente se alinea, tiende a alinearse a como dé lugar en las opciones que son ganadoras. Yo, a estas alturas, prefiero perder si eso sirve para fortalecer la identidad de la DC; y creo que en el nuevo escenario electoral, sin el binominal, hay una posibilidad de que eso pueda ser funcional a los parlamentarios o a los candidatos a parlamentarios. Una lista que se amplíe hacia el centro con independientes, con otros movimientos.

—¿Con Ciudadanos, de Andrés Velasco?

—Por ejemplo. Ahora, es una opción. Siento que el partido tiene una especie de complejo izquierdista. No le gusta decir que somos partido de centro y no tiene problemas de ampliarse o tener alianzas con Alejandro Navarro, con RD o con el PC. No entiendo ese complejo. Siento que aquí hay un sector enorme de la ciudadanía de clase media que tiene una vida de esfuerzo, difícil, que está enojada con el mundo político y no está siendo interpretada por los partidos, ni por la Nueva Mayoría ni por la derecha.

—Lagos, pero con claridad respecto del rol de la DC. ¿Qué significa?

—Quiere decir cómo vamos a entender la democracia, cómo vamos a entender el crecimiento económico, cómo vamos a entender la participación del sector privado, cómo vamos a entender qué correcciones les vamos a hacer a las reformas actuales.

—El ex Presidente se ha mostrado como un continuador de las reformas del actual gobierno.

—Bueno, por eso creo que es prematura esa opción. Por una parte, él tiene que conseguir antes el apoyo del PS y del PPD, entonces es absurdo que la DC vaya a rendirse a sus pies antes que sus propios partidos. Y, por otra parte, yo creo que el tema del rol del PC es importante.

—¿Ricardo Lagos va a ser continuidad de la Nueva Mayoría o va a enmendar el rumbo?

—Una parte de la DC ha respaldado la opción de Alejandro Guillier.

—Por eso dije que el mercado es cruel y la gente se arrima al árbol más frondoso. No he visto hoy día ningún contenido en lo que propone Guillier, y no creo en la continuidad de la Nueva Mayoría. Entonces, la verdad, creo que sería un tremendo error que la DC terminara apoyando a Guillier.

—El ministro Mario Fernández señaló que la decisión presidencial va a ser entre Lagos y Piñera y que el resto es fantasía.

—Falta camino por recorrer, pero lo que uno ve es que la competencia podría terminar siendo Piñera-Guillier. No está tan claro.

—Usted también ha sido mencionada como posible candidata presidencial.

—Me da un poco de pudor esto de que porque uno sale en una encuesta… además tampoco digamos que estoy arrasando. Las encuestas son fotos del momento, y a mí me cuesta ponerme en ese escenario. No es algo que esté en mi mente. Hay demasiado camino todavía que recorrer; y todo esto que he descrito, que es anterior a la definición de un candidato presidencial, es bastante difícil, no está dado fácilmente. No es algo que yo me esté planteando en este momento y que me lo haya planteado seriamente.

—¿Le plantean que postule a la Presidencia de la República?

—Sí, hay gente que me dice que postule a la Presidencia: “Bueno, decídase. ¿Por qué no es usted?”. Pero la verdad es que a mí me cuesta creerme el cuento.

—¿Candidata al Parlamento?

—Es una posibilidad. Estoy en un momento de decisiones y hay que evaluar cuáles son esas. Me queda poco tiempo, en todo caso.

FUENTE: Emol.com ; Ver acá

Deja un comentario